24 de noviembre de 2005

Historias de mi piso (3)

El armario: Érase que se era un día que me levanté temprano, básicamente porque así puedo estar más tiempo sin hacer nada, y me da por desayunar. Es un buen invento esto del desayuno, tendré que probarlo más a menudo. Después del desayuno me puse a ordenar la habitación. Nadie sabe en realidad cuando hay que ordenarla, pero yo, corazones, os voy a dar un truco. Cuando necesitas que alguien te llame para encontrar tu móvil, pues entonces. Pues estaba yo en esos menesteres cuando escuché un estruendo al otro lado de la pared, la cocina. Salí a mirar, curiosidad mía, y contemplé sorprendido como el armario de la cocina se había caído hacia su delante; cayendo así encima de la encimera. Como consecuencia del accidente, todavía no se si provocado, se había roto gran cantidad de vajilla convirtiendo la habitación en zona catastrófica. En un primer momento mi expresión fue: ‘¡Ahiva!’; y explicarle a mi compañero que yo no había sido. Pero luego pensé: ‘No queda mal del todo. Podemos hacer vida normal’. Así fue que durante aquel día convivimos con la catástrofe. El armario bloqueaba la fregadera, gran parte de la encimera, la vajilla, la cubertería y, lo más importante, a sí mismo con la comida dentro. Solución: bocadillo en el bar de abajo. Otro de las peculiaridades de aquel espacio era que para salir a la terraza debías arrastrarte por el suelo a través de un túnel triangular lleno de antiguos objetos del armario. Pero, total, si no salgo nunca. Al final del día levantamos el armario entre los dos individuos más fuertes del piso (¿No os sorprende que yo sea uno de ellos?) con su consecuente perdida de vajilla y la obligada limpieza de la estancia. Se cree que la causa del suceso fue la carcomización de la madera de la base, aunque aún no se han descartado el atentado contra mi persona o el ataque por parte de fuerzas norteamericanas a puntos estratégicos de nuestro piso. Los expertos, o sea, yo; siguen investigando. Pero aún con todo fue un día divertido, oye. Lo único de lo que me arrepiento es de no haberlo grabado en video para Buenafuente, ya sabéis; por lo del concurso del piso de estudiantes más guarro de España.

1 comentario:

mimi dijo...

Seguro que habrá más por ahí pero como no los conozco personalmente te puedo asegurar que soy la fan "namber uan" de las Historias de tu piso, además del resto del Blog, al que estoy completamente enganchada!