28 de octubre de 2005

El dentista

La típica consulta de dentista que hacía un año que no visitaba es igual en cualquier parte de España. Limpia, bonita, con sus revistas del corazón de hace meses en su sala de espera y sus aparatos quirúrgicos en la otra sala, la de tortura. El intenso dolor de mi muela derecha me concertó una cita para hoy. La dentista resultó ser una mujer joven bastante guapa. Puestos a que me hagan daño... mejor una de ellas. Manejaba un instrumental más pequeño, más ligero y más preciso que mi antiguo dentista de Barbastro, el cual amenazaba mis molares cada vez que iba con unos cuchillos dignos de barriobajero; parecía gustarle que fueran enormes, ya sabeis, la vieja historia de los hombres y el tamaño. -Vamos a empezar tu revisión Andrés. Como en un interrogatorio me acerca un foco a la cara, foco donde, por cierto, han tenido la gentileza de poner un espejo para que yo mismo pueda ver como me ataca durante la revisión. Parece una peli gore. -¿Sabes que tienes una dentadura buenísima?- me pregunta ella. -Lo siento pero no eres mi tipo. -¿Qué? -Perdona, creía que era una frase de esas como ¿Estudias o trabajas? La tía sigue a lo suyo y me hace la limpieza entera de los dientes. Limpieza en la que salió unos dos kilos de sarro, un trozo de fuet, una cucharilla y bastante sangre de las encías. Lo que más impresión me causó fue lo de la sangre. ¿Y esta cucharilla? Seguramente la usara para quitarme el trozo de fuet, o viceversa. Al terminar me dio un vaso de agua. -Toma. -No gracias, es que yo soy más de cerveza. -Es para aclararte. -Ok. Llamaron a la puerta de la clínica y como no estaba la recepcionista se levantó ella para abrir. Lo cual me dejó tiempo libre para jugar con la luz, con el espejito y sillón arriba, sillón abajo, sillón arriba, sillón abajo... -A ver, vamos a echarle un vistazo a esa muela del juicio que dices que te duele. -No el juicio ya lo perdí. Ahhh!! -Te duele. -Creía que con el Ahhh!! había quedado claro que no. Bueno pues eso fue todo. Sufrí mucho por lo dental. Me van a tener que extraer, seguramente, aquella muela. Pero, por lo menos, me regaló un cepillo de dientes. Eso sí, no se quitó la mascarilla ni para sonreír un momento.

4 comentarios:

El Peor Guitarrista del Mundo dijo...

Muy bueno.

rafv dijo...

Belsierre, disculpa que vaya con tanta prisa, pero por culpa de un bulo publicado por la cadena Tebeos en el "Tebeo Tvo", las autoridades de la blogósfera intentan capturarme. Por favor, ayúdame a escapar.
Rafv

Tebeos dijo...

Estimado blogociudadano. Las autoridades nos han informado de las huellas que Rafv ha dejado en su blog hace un instante. La cadena Tebeos, colaborando con las autoridades, le pide que nos facilite cualquier pista que nos ayude a capturarlo, con el fin de mantener el orden de la blogósfera en paz.
Así mismo, la cadena Tebeos, comprometida con el bienestar social, le pide su colaboración para subsanar las incomodidades que esta cacería pueda causar. Si usted sabe de alguien que se vea emocionalmente afectado por los desplazamientos de Rafv, háganoslo saber. El canal dará una valiosa recompensa: un link tanto para el notificante como para la víctima, en su sección "mando a distancia"
Que tenga muy buenas tardes y gracias por su colaboración.

Anónimo dijo...

ahora entenderás porque cuando te duele la muela darias todo lo que tienes y lo del vecino para que te quitaran el dolor, y claro......ellos (los dentistas) se aprovechan.
la madrina