23 de enero de 2006

Ese nombre

Cargo ese nefasto Hotmail creado en su día por un ladrón llamado Bill Gates (si le veis algún día a él o a alguien de Microsoft pegarle una patada en el culo de parte de Internet) del que en su día me hice cómplice, y veo el nombre de la última persona que lo ha utilizado. De nuevo, ese nombre. Se cuentan por decenas las veces que he subido a la fría sala de ordenadores, mientras los chavales se quedaban abajo con un colega llamado MUS, y me he topado con él. Al principio me daba igual. Otra vez el friki este, decía, y me olvidaba de él. Ignoro quien es ese tío, que estudia, que le divierte, donde vive o que le gusta hacer los sábados por la mañana. Pero empieza ya a mosquearme tu presencia cada vez que quiero leer el correo electrónico, aunque no me escriban nunca. Aunque, seguramente, no sea tu intención o ni tú lo sepas. El caso es que empieza a ser demasiado común utilizar un ordenador después de ti. Casualidad, espero. Pero… ¿Qué pasa si no es así? ¿Que pasa si tu vida va media hora por delante de la mía? Tus movimientos, tus pensamientos…Quizá tengas un blog y acabes de publicar un artículo en el que yo aún estoy trabajando. Quizá seas una de esas personas que siempre va por delante de otra en la vida. Y esa otra sea yo. Haga lo que haga, puede que tú, tranquilo, no voy a decir tu nombre, hayas estado allí recientemente. Tal vez siempre llegues antes, tío; pero ten cuidado. No te descuides ni un solo momento. Te vigilo desde mi segunda posición, estoy al acecho para cuando cometas cualquier error, entonces, tal vez, seas tú el que llegue después.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

la verdad cada día estás más despierto a la hora de escribir, es muy bueno.

Anónimo dijo...

mmmmmmmm, tardas demasiado en escribir!!!!Lo necesito cada dia.

txe dijo...

jeje ami me pasaba igual en el ciber de los peruanos de mi barrio. Pero la mayoria de las veces eran mis mismos compañeros de piso los que habían pasado antes. Era gracioso.

Un saludo.