14 de junio de 2005

OT

El otro día estuve viendo las pruebas de selección para OT. Había un poco de todo, la verdad. Vi a algunos que pasaban del casting y del programa entero, y se plantaban allí sólo para hacer la gracia y decir yo estuve aquí. También vi a gente que cantaba de pena y veían como los jueces se reían en su cara sin ni siquiera querer evitarlo, situación ante la cual yo me hubiera indignado y les hubiera partido la cara o al menos lo hubiera intentado. Al fin y al cabo eran personas que soñaban con ser cantantes, habiendo realizado sacrificios y creado ilusiones. Merecían un poco de respeto, digo yo. Ya me hubiera gustado a mí ver cantar a algunos de los jueces que los escuchaban a ver si lo hacían tan bien como para tirar la primera piedra. Pero, sin duda, lo que más me llamo la atención fue la cantidad de gente que cantaba de putísima madre y a la que los jueces despachaban con un frío “Lo siento, pero no es el perfil que buscamos” porque era algo mayor o tenía unos kilos de más. ¿Se puede saber que tipo de cantante buscan entonces?, se quejaba una madre mientras consolaba a su hija que había salido llorando. Sólo tienes que mirar antiguas ediciones de OT, chica. Hoy día para ser cantante no basta con cantar bien, también hay que dar el tipo. Así va la música hoy día. Las canciones las escriben unos y las firman otros. Y luego que la música está en crisis. Personalmente, diré que no voy a ver el programa. Pero hace que me pregunte ¿No deberían dejar de hacer negocio y empezar a hacer canciones?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

que razón tienes, ese concurso "está podrío"
la madrina

Fer/cnqr dijo...

seleccionan a la basura social que canta más o menos decente...más les valdria volver a traer a Natalia!!! =D